¿Por qué el alcohol es una droga depresora si también energiza?

¿Por qué decimos que el alcohol es una droga depresora si notamos energía cuando la bebemos?

El alcohol es una droga depresora, pero eso no quiere decir que notemos sus efectos sedantes desde un primer momento.

@drogopedia

¿Por qué el alcohol es un depresor si también energiza? El alcohol es una droga depresora, pero eso no quiere decir que notemos sus efectos sedantes desde un primer momento. Las drogas depresoras, a pequeñas dosis tienden a producir efectos de euforia, energía, pero no es porque sean estimulantes o energizantes, sino porque al principio nos descontrolan y desinhiben antes de alcanzar dosis que ya notamos que en realidad nos están apagando. Infórmate bien y analiza en servicios de reducción de riesgos cómo Energy Control (España), Kosmicare (Portugal), Échele Cabeza @echelecabeza (Colombia) o Dance Safe (EEUU). Este canal está formado por: @Antón Gómez-Escolar Sanz – Autor y divulgador. @No Somos Un Estudio – Animación y Branding @Puro Mambo films – Edición de vídeo y Música. Si tienes cualquier duda o consulta, escríbela, y si te interesa: sígueme, comparte o hazte miembro de La Drogopedia ☕️ en el link de la bio 😊. #depresor #alcohol #Drogopedia #LaDrogopedia #edutok

♬ sonido original – La Drogopedia de Antón

Podría parecer contradictorio que las drogas depresoras como el alcohol a dosis bajas o medias también produzcan euforia, desinhibición y sensación de energía, pero en realidad no lo es:

La drogas depresoras se llaman así porque reducen la actividad en las neuronas del cerebro, pero esto no quiere decir que nosotros sintamos desde un primer momento que nos “apagan”, porque las primeras zonas que desactivan en nuestro cerebro son las más modernas, evolucionadas y complejas, encargadas del autocontrol, juicio e inhibición, (algo así como nuestro policía interior), que al apagarse nos empezamos a sentir desinhibidos, desvergonzados, sobre-expresivos, emocionales, sexuales, liberados, eufóricos… y no le damos muchas vueltas antes de hacer algo que pueda ser inapropiado o incluso peligroso.

Esto sería como si a un coche eléctrico en movimiento le empezamos a desactivar circuitos y lo primero en apagarse son los frenos! El coche pierde el control y terminará por pararse si seguimos aumentando la dosis.

El alcohol no energiza, sino que descontrola!

Esto explica porqué las personas tienden a manifestar comportamientos más descontrolados o más «instintivos» al beber, como gritar, emocionarse, meterse en peleas, excitarse, llorar o tomar decisiones poco racionales… y es que el efecto depresor de esta droga se manifiesta progresivamente, primero en los frenos antes de hacerse notar en el resto del sistema en forma de descoordinación, relajación, sueño o incluso coma… a esto se le llama efecto bifásico y es común a todas las drogas depresoras, que a dosis bajas parece que nos estimulan pero a dosis más altas ya notamos claramente que en realidad nos están apagando.

El consumo de cualquier droga legal o ilegal es una actividad de riesgo y está totalmente desaconsejado, pero si decidieses hacerlo: infórmate bien sobre la sustancia, su duración, sus efectos o su dosificación y analiza en servicios de reducción de riesgos como el de Energy Control (España), Kosmicare (Portugal) o Échele Cabeza (Colombia).

Recuerda que la información es poder pero también es salud, porque la ignorancia es lo más peligroso ante cualquier sustancia, así que si quieres apoyar esta información, sigue el canal en redes, comparte los vídeos o suscríbete a la Comunidad Drogopedia para preguntar tus dudas, influir en los temas a tratar y acceder a contenidos exclusivos.
No te pierdas nada formando parte de nuestro canal de Whatsapp o Telegram.

¡Nos vemos!

¿Quién fue Alexander «Sasha» Shulgin?

¿Sabías cuántos cafés podrían matarte?

¿Sabías que el cerebro segrega éxtasis líquido? GHB